DEFENSORIA DEL PUEBLO

Llámenos : +507-500-9800 face1 twitter1 instagram Síguenos en Youtube

Domingo, 10 Diciembre 2017 20:27

COMUNICADO DE LA DEFENSORÍA DEL PUEBLO DE LA REPÚBLICA DE PANAMÁ EN ATENCIÓN AL DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

La Defensoría del Pueblo de la República de Panamá, desea referirse al Día Internacional de los Derechos Humanos, fecha que celebra la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas hace hoy 69 años.


La Declaración se elabora tres años después del fin de la 2ª Guerra Mundial, es decir a la sombra de sus horrores: 50 millones de fallecidos, el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre población civil japonesa; deportaciones masivas; la esclavitud sexual de mujeres sometidas por el ejército japonés; el holocausto de 6 millones de judíos así como el exterminio sistemático en campos de concentración nazis de gitanos, homosexuales, personas con discapacidad, testigos de Jehovah y otras minorías.

En todo el proceso de elaboración desempeña un papel protagónico el panameño Ricardo J. Alfaro, quien insistió desde el fin de la Guerra en la necesidad de una declaración de derechos esenciales que no debería limitarse a los derechos civiles y políticos sino que también habría de abarcar los económicos, sociales y culturales.

Con el concurso de distintas tradiciones culturales y jurídicas, la Declaración establece que los seres humanos son libres e iguales en dignidad y derechos humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero.

La vigencia de este instrumento ha permitido como destaca el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Hussein, que “la vida cotidiana de millones de personas haya mejorado, se han prevenido incalculables sufrimientos y se han echado los cimientos de un mundo más justo. Aunque sus promesas aún no se han cumplido cabalmente, el hecho mismo de que haya resistido el paso del tiempo es una prueba de la duradera universalidad de sus valores de igualdad, justicia y dignidad humana”.

No obstante, en un mundo donde el recuerdo del Holocausto y los sufrimientos de la 2ª Guerra Mundial parecen disiparse, los valores de la Declaración se encuentran bajo asedio y deben ser defendidos. (http://acnudh.org/los-valores-consagrados-en-la-declaracion-universal-de-derechos-humanos-estan-bajo-asedio-y-debemos-defenderlos-zeid/)

Ante esa realidad, la ONU reacciona, por una parte con el inicio hoy del año de celebración del 70 aniversario de la Declaración el cual se dedicará a exaltar su legado y, por la otra, con la campaña “Defiende los Derechos Humanos” que establece el derecho a defenderlos como una obligación que recae sobre los hombros de toda la humanidad.  Y es que algo tan humano como el derecho a defender los derechos humanos no es una actividad libre de riesgo.

En reciente comunicado conjunto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Oficinas Regionales de la ONU, expresaron su preocupación por el deterioro de la situación de las personas defensoras de derechos humanos en América, que según datos facilitados por la sociedad civil, registra tres cuartos del total de casos del mundo en materia de asesinatos de activistas. Asimismo, mencionan que en la región se están presentando una serie de obstáculos al activismo tales como: la criminalización de su labor o campañas de estigmatización y difamación. Igualmente se señala que los más afectados son los defensores de la tierra, el territorio, el ambiente, las personas LGTBI y las activistas mujeres (http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2017/204.asp).

Panamá no escapa de esta realidad, y por ello la Defensoría del Pueblo estableció una Relatoría para la Protección de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, a través de la cual  se generó una reunión de la sociedad civil con el Relator de la ONU especializado en la materia; se solicitó a la CIDH una audiencia temática sobre el mismo tema y se propiciará la visita académica del Director de la Unidad Nacional de Protección (UNP) de Colombia para contribuir a la elaboración de un anteproyecto de Ley que busca crear un sistema integral de protección para activistas.

Adicionalmente realizamos ingentes y exitosos esfuerzos para mantener la acreditación Grado A de la Defensoría de conformidad con los principios de Paris sobre instituciones nacionales de derechos humanos. La acreditación garantiza que tenemos la independencia y el contacto necesario con la sociedad civil requeridos para proteger a los activistas y nos permite tener acceso pleno al Sistema Universal de Derechos Humanos para beneficio de todos los residentes del Istmo y particularmente de los defensores y defensoras de DDHH.

La Defensoría del Pueblo también ha adelantado acciones en contextos de manifestaciones, dado que en ellas los activistas suelen ejercer sus derechos de libertad de reunión pacífica y de expresión. Así hemos creado el Plan de Atención Inmediata (PAI) el cual es un garante del sistema democrático que se beneficia tanto del activismo como de un adecuado marco para adelantar la manifestación ciudadana.

Todo ello evidencia la voluntad de una Institución que, pese a los desafíos que enfrentan hoy los derechos humanos en el mundo, la región y el país, intenta incidir de manera constructiva en la realidad para cambiarla. Y es que a pesar de esos desafíos estamos en un momento de esperanza. De no ser así no se verían signos de indignación y valentía como aquí y allá lo demuestra el trabajo de los activistas de derechos humanos.  Como decía Agustín de Hipona “La esperanza tiene dos hijas maravillosas: la ira y el valor. La ira para indignarse por la realidad y el valor para enfrentar esa realidad e intentar cambiarla”.

Por ello, porque es necesario que analicemos, nos comprometamos y nos movilicemos en favor de los derechos humanos, invitamos a tod@s a sumarnos a las campañas de la ONU Defiende los Derechos Humanos (http://www.standup4humanrights.org/) y Suma tu Voz (https://www.un.org/en/udhr-video/) y a suscribir el compromiso a favor de los derechos humanos (http://standup4humanrights.org/en/index.html#pledge:).  Con estas pequeñas acciones de activismo encendemos chispas de esperanza que contribuirán a alumbrar un mundo más justo y más noble; un mundo donde imperen los derechos humanos.