DEFENSORIA DEL PUEBLO

Llámenos : +507-500-9800 face1 twitter1 instagram Síguenos en Youtube

Martes, 12 Diciembre 2017 14:19

Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de Panamá le dan vida a la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos, defensores y defensoras de la República de Panamá se unieron para darle vida, mediante lectura, a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que este año celebra su 69 aniversario desde su aprobación en 1948.


El repaso de los 30 artículos se realizó durante el evento que organizó la Defensoría del Pueblo en conjunto con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Red de Derechos Humanos de Panamá.

 

“La oportunidad es importante, no solamente para reflexionar sobre el contenido de la declaración, sobre su actualidad, sobre su vigencia, sobre los avances a su conversión; sino también para reflexionar sobre los derechos humanos en nuestro país, en ese sentido me parece de relevancia reconocer que se han dado avances a nivel global y nacional; pero no podemos dejar de mencionar que en ambos niveles hay una serie de retos que afrontar”, mencionó Alfredo Castillero, Defensor de Pueblo.

 

Entre las defensoras y defensores de derechos humanos que participaron de la lectura, se encontraban: Mariela Arce, impulsora de la Campaña de la Cinta Chocolate desde el año 2012; Joyce Araujo, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados; Orlando Quintero, Director de la Probidsida; Juan Alonso, Presidente de la Asociación Nuevos Horizontes Activista por los DDHH de la población LGBT; Maritza Rodríguez, Mujeres con Dignidad y Derechos de Panamá, organización que lucha por los derechos de las trabajadoras sexuales; Eduardo Antonio Quirós, presidente del Grupo Editorial El Siglo y La Estrella. Presidente del Fórum de Periodistas por las Libertades de Expresión e Información; Fanny Wong, integrante de la Fraternidad Cristiana de Personas Enfermas y con Discapacidad y coordinadora de Meledis; Nelva Reyes, activista por los Derechos de las Mujeres; entre otros.

 

Por su parte, Alberto Brunori, representante regional para Centroamérica del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, manifestó que ya están preparados para conmemorar el 70 aniversario “de este documento histórico” que se celebra el próximo año. “La campaña tiene tres objetivos principales, que es promover, participar y reflexionar; queremos involucrar a diferentes audiencias en todo el mundo para promover la comprensión de cómo la declaración nos empodera a todas y a todos y nos invita a defender los derechos humanos de todas y todos”.

 

Durante el evento, la Red de Derechos Humanos de Panamá, de la mano de Magaly Castillo, aprovechó la oportunidad para entregar cinco reconocimientos a organizaciones que se destacan por su lucha por los derechos humanos, los galardonados fueron:   Red Ciudadana Urbana, por su lucha en pro del respeto a las normas urbanísticas, ambientales y por una mejor calidad de vida para todos los vecinos de la ciudad de Panamá; Campaña de la Cinta Chocolate por colocar en la agenda pública el reclamo ciudadano por la humanización de los servicios de salud; Asociación de moradores de la Isla Pedro González por su lucha en defensa de la tierra y sus derechos humanos; Procurador de la Administración, Rigoberto González, por sus acciones y pronunciamientos en pro de la ética pública, la transparencia en la gestión pública y la defensa de los derechos humanos; y al Congreso General Güna, por su lucha en defensa de su territorio y el patrimonio ambiental colectivo. 

 

Con este acto conmemorativo, estas tres instituciones de derechos humanos, buscan conseguir que las personas analicen, se comprometan y se movilicen en favor de los derechos humanos, invitándolas a sumarse a las campañas de la ONU “Defiende los Derechos Humanos” y a suscribir el compromiso a favor de estos.  Con estas pequeñas acciones de activismo se encenderán chispas de esperanza que contribuirán a alumbrar un mundo más justo y más noble; un mundo donde imperen los derechos humanos.