Jueves, 09 Agosto 2018 15:06

DIA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Desde el 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó que se celebrara cada año el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas el 9 de agosto.


Esa fecha conmemora la celebración de la primera reunión, en 1982, del Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías.

 

En un informe brindado por la CEPAL, BID y CELADE, que habla sobre la realidad de los Pueblos Originarios en Panamá, un diagnóstico sociodemográfico a partir del censo del 2000, menciona que los logros alcanzados son respuestas al movimiento incesante, persistente y organizacional de los indígenas por la reivindicación y ejercicio de sus derechos en distintos ámbitos nacionales e internacionales. Una de sus expresiones más visibles es la paulatina creación de las Comarcas Indígenas (5 en la actualidad), cuyas leyes constitutivas contienen el reconocimiento de su estructura política administrativa tradicional, de su autonomía, de su identidad y de sus valores históricos culturales, como parte del sistema nacional. Sin embargo, persiste un vacío entre las normativas legales y su operativización e implementación, lo cual conlleva que en los umbrales del siglo XXI una proporción importante de la población indígena panameña siga viviendo en una situación de marginación y exclusión social. 

 

Esto se evidencia, por ejemplo, en sus precarias condiciones de salud, sus bajos niveles de escolaridad y su desproporcionada inserción en ocupaciones de menor remuneración. Además, se constata que la demarcación de las Comarcas no ha frenado la intensa emigración desde los territorios indígenas hacia los distintos polos de atracción del país. En términos generales, este diagnóstico muestra que las marcadas inequidades sociales son sistemáticas tanto por condición étnica como por género. A modo ilustrativo, pese a los avances en materia de servicios de salud, la mortalidad infantil de los niños indígenas es tres veces mayor que la de no indígenas; los niveles de fecundidad actuales de las mujeres indígenas son similares a los que tenían en promedio las mujeres panameñas hace más de 50 años; el analfabetismo de los hombres indígenas es del 28% y de las mujeres indígenas 48% mientras que entre los no indígenas es de apenas un 5,5% sin diferencias por sexo.

 

Recientemente, la Defensoría del Pueblo participó de una formación sobre una herramienta llamada “Navegador Indígena”, realizada en Honduras; que no es más que un marco y conjunto de herramientas desarrolladas para y por los pueblos indígenas para monitorear sistemáticamente el nivel de reconocimiento e implementación de sus derechos. Mediante el uso del Navegador Indígena, las organizaciones y comunidades indígenas, los portadores de deberes, las ONG y periodistas pueden acceder a herramientas y recursos gratuitos basados en datos generados por las propias comunidades indígenas.

 

También se contempló la valoración y reflexión de los Derechos Humanos y la Agenda 2030, para el Desarrollo Sostenible, se hizo referencia puntual a la pregunta ¿Dónde están los Derechos Humanos en la Agenda 2030 y los ODS?, esta dinámica se desarrolló a través de mesas de trabajo donde se resaltó las similitudes y sostenibilidad que puede alcanzar el proyecto en ejecución.

 

Nuestra participación en este espacio la contemplamos como parte de nuestra misión como INDH y actora directa de intervención, a la luz de los referentes legales: Declaración Mérida, ODS y Ganhri.  La dinámica busca profundizar nuestro rol en los procesos nacionales de los ODS y la potencialidad de nuestra participación y seguimiento a las observaciones de alto nivel para que se alcance todos los objetivos.

 

La Defensoría del Pueblo a través de sus competencias asiste en el Involucramiento de las Instituciones de alto nivel para valorar las oportunidades de acciones en beneficio de los pueblos originarios, acompañamiento en procesos de titulación de tierra a favor de los pueblos, fortalecimiento de las instituciones de Derechos humanos con organismo indígenas y, mediación de conflictos entre las instituciones intervinientes y los pueblos originarios.

 

Resaltamos como desafíos para la Promoción de Derechos Humanos en los espacios de Pueblos Indígenas, el empoderamiento de sus integrantes y la ratificación del convenio 169 de la OIT.

 

regresar a arriba