Sábado, 01 Diciembre 2018 06:30

COMUNICADO SOBRE EL DÍA DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

 

El 1 de diciembre se conmemora a nivel mundial el Día de la Lucha Contra el Sida. Desde 1988, hasta la actualidad, este día se ha convertido en uno de los más importantes para crear conciencia en la población en materia de prevención y tratamiento oportuno.

 


Este año el lema mundial hace alusión a la detección temprana del virus para que las personas conozcan su estado de salud. Sensibilizar a hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas; asegura el derecho a la salud, la igualdad y no discriminación de las personas con VIH en los espacios de recreación social, servicios de salud, trabajo y educación.

Las cifras en nuestro país, no dejan de ser alarmantes, pese a las campañas que se realizan durante el año. Según cifras del Ministerio de Salud, en el año 2017, en nuestro país se registró un incremento de las personas que desconocen tener el virus. La población con VIH que recibe tratamiento en instituciones de salud pública es de 12 mil 740 personas, el 27.3% son mujeres y el 72.7% son hombres.

En Panamá, como en muchas partes del mundo, aún sigue existiendo desconocimiento en el tema, donde el estigma y la discriminación genera incertidumbre en la población por temor a la no confidencialidad del diagnóstico, ansiedad con respecto al medicamento, complejidad de los regímenes de tratamiento y la deficiente relación con el personal de salud; ocasionando que solo ante padecer síntomas o enfermarse, se busque atención médica. 

Por esta razón, la Defensoría del Pueblo como objetivo estratégico, exhorta a la población panameña a sensibilizar su opinión pública respecto a este tema, tomando en cuenta las medidas de prevención para la transmisión del virus mediante el uso de preservativos (condón) para hombres y mujeres, y la profilaxis previa y posterior del uso de elementos como jeringas. 

En el caso de las personas con VIH, recomendamos que mantengan una buena adherencia al tratamiento, incluyendo no solo las terapias antirretrovirales, sino la realización frecuente de actividad física; se debe recordar que fomentando hábitos saludables se puede mejorar la calidad de vida.

En definitiva, renovemos nuestro compromiso de solidaridad con todas las personas con VIH que luchan día a día, enfrentando desafíos para garantizar el respeto por sus derechos fundamentales. 

 

regresar a arriba